Imagen cortesía de: finanzas20.com

Recientemente el Tribunal Supremo ha llegado a la conclusión de que el BBVA debe devolver 182.500 euros debido a una emisión de Aportaciones Financieras Subordinadas (AFS), y la razón es que hubo error de vicio en lo que respecta al consentimiento, ya que la entidad financiera no informó adecuadamente todo lo que se refiere a la naturaleza compleja del producto.

 Se dicta sentencia

La alta suma se ha dictado como resultado de la devolución de todos los importes invertidos, los gastos, intereses y comisiones imputados; dando la cantidad ya especificada.

Esto se ha producido como resultado de una de la sentencia Audiencia Provincial de Bizkaia, ya que tan solo en junio del año que se encuentra en curso se decretó que dicho vaco no era responsable de devolver los montos invertidos, siendo lo contrario de lo que se había acordado previamente por un  Juzgado Mercantil de Bilbao.

Ahora bien, debido a una sentencia emitida por el Tribunal Supremo la semana pasada, se decidió la  nulidad en las compras de 1200 aportaciones financieras, así como también la devolución de todos aquellos importes invertidos, 182.500 euros, sin contar los intereses, comisiones imputadas y otros gastos.

En el comunicado expuesto por el Tribunal Supremo, se explica que a pesar de que las subordinadas de Eroski fueron adquiridas entre los años 2004 y 2007, el demandante no tuvo ningún tipo de conocimiento sobre este hecho hasta finales de enero del año 2013, cuando supo la verdadera naturaleza del producto adquirido.

La decisión es un fuerte golpe para el BBVA, ya que no estuvo de acuerdo con la decisión y lo expresó en un comunicado, diciendo que es ilógico que luego de tantos años dicho cliente no supiera la naturaleza del producto. Sin embargo, no tuvo más opción que apegarse a la decisión.

Dejar respuesta