Simulador de Cláusula Suelo en Excel

Si tienes una hipoteca seguramente ya habrás escuchado hablar de ella y es que la cláusula suelo ha protagonizado muchos titulares en los últimos años.

¿Quieres saber qué es exactamente y por qué se ha hablado tanto de ella? Sigue leyendo porque te contamos todo lo que necesitas saber sobre la cláusula suelo.

¿Qué es la cláusula suelo?

Las hipotecas están vinculadas al euríbor, una tasa de interés a nivel europeo que cambia constantemente. Puede subir o bajar según el mercado.

Normalmente, los créditos hipotecarios se dan en base a este euríbor más un diferencial. Imaginemos que nuestra hipoteca se calcula a través del euríbor más un 1%. ¿Qué quiere esto decir? Que a la hora de calcular la mensualidad, el usuario tiene que pagar los intereses según el valor del euríbor en ese momento más el 1%.

Ante la constante fluctuación del índice europeo y tras la caída vertiginosa que sufrió la tasa en la época de la crisis, muchos bancos empezaron a poner cláusulas suelo a sus hipotecas.

La cláusula suelo es un valor marcado por el banco, que garantiza un cobro mínimo a la entidad aunque el euríbor esté por debajo. Supongamos que el índice europeo se sitúa en el 2% pero la cláusula suelo de la hipoteca es de un 3%. Entonces, el usuario tendrá que pagar el 3% más el diferencial correspondiente.

¿Cuándo se pone en duda su legalidad?

A partir del año 2009 el euríbor experimentó una bajada muy pronunciada llegando a mínimos.

Aquellos que tenían una hipoteca recibían con alegría cada noticia de caída del euríbor esperando ver bajar la cuota de su hipoteca. Sin embargo, eso no pasó.

Fue en ese momento cuando muchas personas se dieron cuenta de que su hipoteca tenía una cláusula suelo que desconocían. Así que después de años pagando una hipoteca en base a un euríbor en máximos (llegó a estar al 5%), los usuarios no podían beneficiarse de la baja de los tipos de interés.

Empezó entonces una protesta de los hipotecados para reclamar la nulidad de esa cláusula por considerarla abusiva.

En el 2013, el Tribunal Supremo consideró nulas muchas de las cláusulas suelo de algunas entidades por no haberse comercializado de una manera transparente. A partir de ahí hubo más sentencias en contra de las cláusulas suelo. La última, el pasado mes de noviembre cuando ADICAE ganó una macrosentencia con 15.000 afectados.

¿Cómo saber si tu hipoteca tiene cláusula suelo?

Ante las primeras sentencias en contra de las cláusulas suelo, muchas entidades negociaron directamente con los hipotecados para retirar la cláusula del contrato. Pero no todas.

Si actualmente tienes una hipoteca te interesa saber si tienes este mínimo de intereses fijado. Para ello, tendrás que revisar la escritura del préstamo hipotecario pero cuidado porque no va a aparecer como cláusula suelo. Tendrás que buscar otras nomenclaturas como “límite de la variabilidad”, “límites a la aplicación del interés variable”, “limitación al tipo de interés” o algún epígrafe similar.

Si encuentras alguna de estas maneras de llamar a la cláusula suelo seguida de un número con porcentaje, quiere decir que tienes cláusula suelo.

¿Cómo se calcula la cláusula suelo?

Para calcular la cláusula suelo deberás mirar cuánto has pagado de más en relación con lo que tendrías que haber pagado si no se hubiera aplicado el mínimo de pago.

No es una tarea sencilla, ya que hay que ser muy minucioso y ver qué tipo de interés había en realidad y cuál se te aplicó a ti en cada momento.

Lo más sencillo para poder calcular la cantidad que has pagado de más es utilizar un simulador o calculadora. Así, podrás ver fácilmente cuánto dinero te tiene que devolver el banco.

Para calcularlo, necesitas tener la hipoteca contigo para poder completar los diferentes campos de información que te pedirá la calculadora de cláusula suelo.

Necesitarás poner la cuantía de la hipoteca, el año de contratación, plazo e importe. También te pedirán datos sobre el interés y sobre la propia cláusula suelo.

A partir de ahí, podrás saber qué cantidad has pagado de más y por lo tanto la cuantía a reclamar a tu entidad bancaria.

Dejar respuesta