Los expertos en economía e incluso psicología dicen que tener una amplia variedad de algo, no es bueno, como podríamos pensar a priori. La multitud de elecciones nos paraliza, y provoca una sensación de agobio por el miedo a elegir de forma errónea.

Esto nos pasa con el casi infinito número disponibles para elegir nuestro theme WordPress, pues tenemos miedo a elegir uno, y que se publique uno mejor en un breve periódo de tiempo.

Aquí te ayudaremos a tener criterios sólidos para elegir correctamente un theme de WordPress para tu blog, y eliminar gran parte de la indecisión ocasionada por la multitud de opciones.

1. Saber si quieres un theme gratuito o uno premium

Lo primero, es ésto, saber si invertirás dinero en un theme premium o usarás un theme gratuito. Eso sí, no pienses que el gratuito tendrá menor calidad. WordPress revisa cada theme enviado a su repositorio, así que si lo descargas de allí, tienes garantía de seguridad y calidad igual que los premium.

Un theme premium tiene un costo de 80-200 dólares, pero tienes la ventaja de que son diseños poco usados, tienes un gran soporte técnico, actualizaciones frecuentes, una comunidad detrás, una documentación excelente, y no estás obligado a poner los créditos de los autores.

Por encima de todo, observa la calidad del theme, ya que si es gratis o no, no te servirá de nada si no se actualiza frecuentemente ni se brinda soporte técnico.

2. La velocidad del theme

Google ya considera la velocidad como un factor de posicionamiento web, por lo que es clave que el theme sea rápido. Para saberlo antes de comprarlo, si es que buscas uno premium, es ir a herramientas de medición de velocidad, como Pingdom.

No compres ni uses themes que tarden más de 1 segundo ni con calificación menor a 85/100, porque si tardan más, al añadir plugins e imágenes, pueden subir a 3 segundos, y eso es mortal para el SEO.

3.  Que sea útil

Ésto es muy subjetivo. Puede que encuentres un theme excelente, con un diseño impresionante y super rápido, pero quizá no es útil para lograr conversiones, o para colocar tus anuncios de AdSense en sitios que te permitan maximizar tus beneficios, quizá hace complicada la navegación.

Pide a persona que no sepan mucho, que naveguen en esos themes y te den su opinión sobre si es difícil o no navegar en el theme.

4. Que sea ‘responsive’

No debemos dar por supuesto que todos los themes ya son responsive, es decir, que se adaptan a todos los dispositivos móviles. Muchos themes no los actualizan desde hace tiempo, sí, hablamos de frees y premium. No te lleves sorpresas y compruébalo.

5. Que sea fácil de configurar

Hay themes espectaculares, pero que requieren de una habitación negra, una lágrima de dragón, una escama de Smaug y una pizca de oro de barril de gnomo para que tenga un aspecto parecido al del demo. Revisa que tenga la documentación completa, pero que ésta no sea complicada, y que incluya los posibles plugins necesarios para que luzca bien. No te lleves sorpresas desagradables.

Dejar respuesta