Imagen cortesía de: /photos.demandstudios.com

El sistema educativo es algo que les preocupa tanto a docentes como a padres, aunque sin embargo, en muchas ocasiones estos no logran ponerse de acuerdo y en algunos casos los padres dejan toda la responsabilidad en el maestro de aula, y lo contrario también es cierto. Ahora bien ¿Cuál es el punto de vista equilibrado sobre el tema? A  continuación todo al respecto.

 El punto de vista equilibrado

Algunos expertos en la materia han explicado que para lograr un equilibrio en la vida escolar de sus hijos y en su educación, los padres deben evitar sobreprotegerlos, ya que al hacerlo pueden causarles un daño emocional. Esto implica hacerle las tareas e incluso resolverle todos los problemas que tengan en la escuela. Según  un informe reciente de la UNESCO, los padres deben orientar a los hijos para la formación académica.

Lo contrario también es cierto, se demasiado despegados solo causa frustraciones al niño o joven ya que lamentablemente sienten que no son importantes para sus padres.  ¿Qué debo hacer? Se preguntarán algunos padres; la respuesta es: tratar de se equilibrados.  Esto implica estar pendiente de sus actividades en la escuela, pero dejarlos que aprendan a investigar, pesar por si mismos y resolver sus conflictos.

El caso de los maestros también es particular, ya que muchas veces creen que su labor está solo dentro del aula, y aunque en parte tienen razón, al tener vocación esto no será así; es que ser docente va más allá de enseñar matemáticas, implica hacerse amigos de sus alumnos e inculcarles valores.

Es cierto que esto es especialmente aplicable a los padres, puesto que son los principales encargados de ayudarlos y no pensar que la labor de enseñar es solo de los maestros. Sin embargo, estos últimos deben esforzarse por dar a sus alumnos una educación integral basada en principios.

Al hacerlo de este modo, tanto los docentes como los representantes estarán trabajando en conjunto  y de este modo crearán a los adultos integrales del futuro.

Dejar respuesta