fuenlabrada

Con el objetivo de mejorar la calidad de vida de  familias vulnerables, minimizando el impacto en su factura energética más de 14.600 personas han acudido a sesiones de formación para aprender a reducir el consumo de luz incrementando las condiciones de eficiencia energética en sus viviendas.

Las sesiones las imparte la Escuela de Energía de la Fundación Naturgy que cumple un año y medio impartiendo más de 1.325 sesiones de asesoramiento energético en 10 comunidades autónomas.

María Eugenia Coronado, directora general de la Fundación Naturgy, destaca que “desde su puesta en marcha en junio de 2017, la Escuela de Energía es una de las principales iniciativas lanzadas dentro del Plan de Vulnerabilidad de la compañía, lo que demuestra que hemos cubierto una necesidad que había en el entorno de las familias vulnerables”.

“Esta iniciativa es posible gracias a la colaboración de unos experimentados compañeros de viaje como son las administraciones públicas, y los profesionales y voluntarios de ONGs como Cruz Roja y Cáritas, y de otras muchas entidades sociales que hacen una gran labor en municipios de toda España”, según Coronado.  

Las 14.600 personas formadas han mostrado un alto grado de satisfacción, cifrado en un 9,2 sobre 10. Las sesiones de la Escuela de Energía son prácticas y participativas, y en ellas se explican los principales conceptos de la factura energética, las ayudas a las que pueden optar los clientes más vulnerables, como el bono social, así como consejos para mejorar los hábitos y hacer un consumo más eficiente de la energía.

Formación en Fuenlabrada

Uno de sus últimas sesiones de formación fue la semana pasada en Fuenlabrada en donde acudieron 17 personas en situación de vulnerabilidad energética.

Las familias disfrutaron de una sesión tanto práctica como teórica para aprender a ahorrar en la factura de la luz.

Para ello no solo aprendieron a entender la factura de la luz correctamente sino que además, los formadores les dieron trucos y hábitos para reducir el consumo de energía y por lo tanto abaratar la factura final.

 

Dejar respuesta