¿Cómo se quitan las marcas negras de las zapatillas de ballet?

El bal­let es un tipo de dan­za muy téc­ni­ca que bus­ca la per­fec­ción. El ele­men­to visu­al del bal­let es tan impor­tante como el ele­men­to téc­ni­co. Todo debe ten­er un aspec­to tan limpio como los movimien­tos de la dan­za. Si eres una baila­r­i­na de bal­let, sabes que tus zap­atil­las tienen que estar en per­fec­tas condi­ciones tan­to si entre­nas como si actúas. Tam­bién tienen que ten­er un aspec­to impeca­ble.

La limpieza de las zap­atil­las de bal­let varía según el mate­r­i­al de las mis­mas. Hay tres tipos de mate­r­i­al: lona, cuero y satén. Las zap­atil­las de lona son las más fáciles de limpiar porque se pueden lavar a máquina. Las bailar­i­nas con tacones de cuero se pueden limpiar con man­chas. Para las zap­atil­las de satén, puedes uti­lizar bicar­bon­a­to de sodio.

El pro­ce­so de limpieza de las zap­atil­las de bal­let puede ser com­pli­ca­do, por lo que hemos elab­o­ra­do una guía para ti a con­tin­uación. Ver­e­mos más a fon­do cómo limpiar cada tipo de mate­r­i­al de las zap­atil­las de bal­let, revis­are­mos algunos con­se­jos de bailar­ines e instruc­tores, y echare­mos un vis­ta­zo a la his­to­ria de las zap­atil­las de bal­let.

Los materiales de las zapatillas de ballet

Antes de limpiar tus zap­atil­las de bal­let, debes saber que el pro­ce­so de limpieza puede vari­ar mucho depen­di­en­do de su mate­r­i­al. Se sue­len uti­lizar tres mate­ri­ales para fab­ricar las zap­atil­las de bal­let y cada uno de ellos ofrece sus ven­ta­jas y desven­ta­jas. Puedes ele­gir entre ellos en fun­ción de lo que busques en unas zap­atil­las de bal­let, y tam­bién en fun­ción del uso que les vayas a dar.

Raso

Las zap­atil­las de bal­let de raso son una gran elec­ción estéti­ca. Dan al pie unas líneas pre­ciosas cuan­do estás bai­lan­do y realzan cualquier tra­je. Quedan muy favore­ce­do­ras con las cin­tas de las zap­atil­las de bal­let de raso y son la elec­ción habit­u­al para exámenes, com­peti­ciones y actua­ciones. Las zap­atil­las de pun­ta y demi-pun­ta sue­len ser de raso.

El prin­ci­pal pun­to débil de las zap­atil­las de bal­let de raso es que tienen poca dura­bil­i­dad. Se nota ráp­i­da­mente si se han usa­do con demasi­a­da fre­cuen­cia y se ensu­cian con facil­i­dad. Limpiar­las tam­bién puede ser una moles­tia porque pier­den su atrac­ti­vo bril­lo en el pro­ce­so. Las bailar­i­nas de bal­let tien­den a guardar las zap­atil­las de satén sólo para oca­siones espe­ciales para preser­var su esta­do lo máx­i­mo posi­ble.

Lona

Las zap­atil­las de bal­let hechas de lona son una opción con­ve­niente, espe­cial­mente porque son lavables a máquina y tran­spirables. La lona es un mate­r­i­al elás­ti­co, lo que hace que se adapte ráp­i­da­mente a cualquier tipo de pie. Las zap­atil­las de bal­let de lona tar­dan poco en adap­tarse y puedes ten­er más con­cien­cia del sue­lo mien­tras bailas porque el mate­r­i­al es muy flex­i­ble.

Tam­bién es una opción más bara­ta cuan­do se tra­ta de zap­atil­las de bal­let, además de muy cómo­da. Puedes encon­trar zap­atil­las de lona en muchos col­ores disponibles, y tienes la opción de teñir­las para que com­bi­nen con tu ves­tu­ario. La lona es el mate­r­i­al preferi­do para las zap­atil­las de bal­let de suela par­ti­da por su adapt­abil­i­dad y soporte.

El prin­ci­pal pun­to débil de las zap­atil­las de bal­let de lona es que no son muy duraderas y hay que cam­biar­las a menudo. No tar­dan en apare­cer agu­jeros, sobre todo en la zona de los dedos del pie, y cam­biar­los supon­dría un rápi­do aumen­to de los costes del mate­r­i­al de bal­let. Sue­len lle­varse con elás­ti­cos en lugar de cin­tas, lo que dis­min­uye parte de su val­or estéti­co, sobre todo a la hora de las actua­ciones.

Cuero

Las zap­atil­las de bal­let de cuero son una de las opciones más duraderas y resistentes. La robustez de las zap­atil­las de cuero pro­por­ciona un mejor soporte, espe­cial­mente para los niños y los prin­cipi­antes. Esto ayu­da a los nuevos bailar­ines a desar­rol­lar la téc­ni­ca cor­rec­ta mien­tras sus pies se for­t­ale­cen. Las zap­atil­las de bal­let de cuero se adap­tan a tu pie cuan­to más las uses, y se esti­ran mejor cuan­do se calien­tan. Son la prin­ci­pal opción para las zap­atil­las de bal­let de suela com­ple­ta.

La prin­ci­pal desven­ta­ja de las zap­atil­las de bal­let de cuero es que son una de las opciones más caras, por lo que pueden supon­er una inver­sión. Limpiar­las puede ser un pro­ce­so com­ple­jo porque no son lavables a máquina y la suciedad puede incrus­tarse fácil­mente en ellas. El mate­r­i­al tam­bién puede mostrar sig­nos de hen­diduras en la zona de los dedos del pie si se usan con fre­cuen­cia, espe­cial­mente si se hace mucho tra­ba­jo de pun­ta con ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *