5 consejos de inversión inmobiliaria para principiantes

En el mer­ca­do actu­al, la inver­sión ha ido más allá de los activos tradi­cionales. Aunque las acciones, los bonos y los fon­dos de inver­sión siguen sien­do ele­men­tos habit­uales de las carteras, hay muchas otras vías que tam­bién pueden ser grat­i­f­i­cantes a largo pla­zo, si se está dis­puesto a dedi­car­les tiem­po.

Una de ellas es la inver­sión inmo­bil­iaria, que puede ser una for­ma lucra­ti­va de acu­mu­lar dinero para la jubi­lación. Sin embar­go, no es para todo el mun­do. La inver­sión inmo­bil­iaria requiere ded­i­cación, inves­ti­gación y plan­i­fi­cación. Si está intere­sa­do en inver­tir en el sec­tor inmo­bil­iario, aquí tiene algunos con­se­jos de Myra­mar que le guiarán.

1. Conozca los costes que conlleva

Para ser fran­co, la inver­sión inmo­bil­iaria no es bara­ta. Las propiedades cues­tan bas­tante para com­prar­las direc­ta­mente, pero si tienes los fon­dos o estás dis­puesto a pedir un prés­ta­mo, puede valer la pena. Sin embar­go, no es tan sen­cil­lo como com­prar una propiedad y ver cómo gana dinero. Hay costes adi­cionales que hay que ten­er en cuen­ta: el man­ten­imien­to bási­co, la con­ser­vación anu­al, las mejo­ras y gas­tos como los ser­vi­cios públi­cos y los impuestos.

2. Seleccione el tipo de propiedad.

Ya tiene lo sufi­ciente para inver­tir en bienes inmue­bles. Aho­ra, debe decidir en qué tipo de propiedad inver­tir. Puede com­prar inmue­bles de alquil­er, que pueden ser com­er­ciales o res­i­den­ciales. Puede con­ver­tirse en propi­etario y alquilar una casa o un aparta­men­to. Puedes uti­lizar tu propiedad como Airbnb o como alquil­er vaca­cional.

Si man­ten­er una propiedad res­i­den­cial no es algo que te interese, puedes optar por la opción com­er­cial. O puede evi­tar a los inquili­nos y com­prar una propiedad para vol­tear­la y obten­er un retorno más rápi­do. Antes de selec­cionar una propiedad, decide cuáles son tus planes para ella y qué obje­tivos tienes en mente.

3. Compruebe la zona

Cuan­do se tra­ta de una inver­sión inmo­bil­iaria, la ubi­cación es un fac­tor clave. No con­viene com­prar en una zona sólo porque el pre­cio sea ade­cua­do. Real­ice su debi­da dili­gen­cia: Com­prue­ba el val­or de mer­ca­do, el bar­rio y lo que ofrece la zona. El tipo de alquil­er que le intere­sa puede ayu­dar a deter­mi­nar dónde bus­car.

Inves­tigue la com­pe­ten­cia y deter­mine si la propiedad que ha elegi­do está en un lugar priv­i­le­gia­do para su propósi­to. En el caso de los alquil­eres res­i­den­ciales o vaca­cionales, ten­ga en cuen­ta la comu­nidad, la prox­im­i­dad a las atrac­ciones pop­u­lares y los fac­tores rela­ciona­dos con el esti­lo de vida. Para los alquil­eres de nego­cios, com­pruebe la población, el aparcamien­to y los datos demográ­fi­cos de la zona.

4. Protéjase

Si está pen­san­do en inver­tir en una o varias propiedades, con­sidere la posi­bil­i­dad de uti­lizar una SRL para adquirir­las. Una LLC, o sociedad de respon­s­abil­i­dad lim­i­ta­da, puede ayu­dar­le a ges­tionar los ries­gos. La LLC es propi­etaria de las propiedades; si algo sucediera en ellas, ust­ed no sería respon­s­able per­sonal­mente. Además, ten­er una LLC puede pro­te­ger su fon­do de jubi­lación en caso de que ocur­ra algo en la propiedad.

Tam­bién puede dar el “con­trol de la che­quera”, lo que puede ayu­dar si el tiem­po es un fac­tor a la hora de acced­er a sus fon­dos de jubi­lación para las com­pras rela­cionadas con los bienes raíces. Después de abrir una LLC uti­lizan­do su cuen­ta de jubi­lación indi­vid­ual autodi­rigi­da, su cuen­ta es el nego­cio, y ust­ed es el ger­ente de la empre­sa asig­na­do.

5. Decida las condiciones.

Después de selec­cionar el tipo de propiedad y la ubi­cación, puede estable­cer las condi­ciones de su inver­sión. Cal­cule el alquil­er, las tasas, los costes anuales y los fon­dos de emer­gen­cia para ten­er un pre­supuesto actu­al­iza­do. ¿Están inclu­i­dos los ser­vi­cios públi­cos? Ten­ga en cuen­ta los gas­tos y la can­ti­dad de fon­dos que nece­si­tará para man­ten­er la cal­i­dad de su inver­sión.

Con­sidere la posi­bil­i­dad de con­tratar a un admin­istrador de la propiedad, espe­cial­mente si pien­sa ten­er propiedades en difer­entes lugares. La clave es decidir­lo con antelación, para no verse sor­pren­di­do cuan­do empiecen a lle­gar las fac­turas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *