¿Qué se necesita para iniciar un nuevo negocio de reciclaje de automóviles?

Reci­bo muchas lla­madas y corre­os elec­tróni­cos de per­sonas que se plantean la idea de abrir un nue­vo nego­cio de reci­cla­je de automóviles. Hace tiem­po que ten­go este artícu­lo en mi lista de tar­eas pen­di­entes, pero lo he deja­do para aho­ra para ver cómo les ha ido a algunos de los nuevos astilleros que abrieron en 2001 y 2002.

El jura­do ya está reunido, y es intere­sante. Abrir un nue­vo astillero no es tan difí­cil como podría pen­sarse, siem­pre que se hagan cier­tas cosas por ade­lan­ta­do. Iróni­ca­mente, son las mis­mas cosas que los oper­adores actuales deben hac­er pero que, la may­oría de las veces, no hacen. Plan­i­ficar. Plan­i­ficar. Plan­i­ficar.

De todos mod­os, pase­mos al tema prin­ci­pal. He vis­to a dos per­sonas ini­ciar nuevos astilleros que han fra­casa­do o se han tam­balea­do. No tenían planes. Pen­saron que era tan sen­cil­lo como com­prar coches y vender piezas. Abrieron, tuvieron demasi­a­dos emplea­d­os, perdieron su dinero ini­cial y tuvieron grandes difi­cul­tades. No bus­caron ayu­da y ambos perdieron más de 100.000 euros en sus pequeñas pero ambi­ciosas opera­ciones. No inves­ti­garon nada, no tenían un plan oper­a­ti­vo o financiero y no tenían obje­tivos ni pun­tos de ref­er­en­cia. Ambas per­sonas se negaron a gas­tar dinero en ayu­da sofisti­ca­da, o ni siquiera lo con­sid­er­aron. En uno de los casos, el propi­etario era un ex con­ta­dor de éxi­to del sec­tor. (Se nece­si­ta mucho más que la capaci­dad de ven­ta para ten­er éxi­to. De hecho, los “ganadores” de esta his­to­ria, sal­vo uno, no tenían ningu­na expe­ri­en­cia.

Tam­bién vi a otros cua­tro abrir nuevos astilleros. Ninguno de ellos sabía nada del nego­cio. Algunos eran inteligentes; otros no tan­to. Algunos tenían mejor acti­tud que otros, pero todos com­partían la ambi­ción y un sano deseo de éxi­to con dis­tin­tos gra­dos de madurez. Uno tenía sólo 20 años; otro, 48. Los cua­tro bus­ca­ban ayu­da. Los cua­tro tenían planes de nego­cio, con planes oper­a­tivos com­ple­tos y obje­tivos financieros, que incluían metas y pun­tos de ref­er­en­cia.

Comen­zaron con sis­temas sofisti­ca­dos y refi­na­dos que les per­mitían fun­cionar con muy pocos emplea­d­os. No es una erra­ta, no hay plur­al (pero es mala gramáti­ca). Todas obtu­vieron prés­ta­mos de la SBA y empezaron con entre 50.000 y 75.000 euros de su pro­pio dinero. Los cua­tro obtu­vieron ben­efi­cios en los primeros 12 meses y les va bien, aunque tra­ba­jan mucho y siguen cobran­do suel­dos modestos. Los cua­tro gas­taron unos 5.000 euros en desar­rol­lar sus planes con ayu­da y aseso­ramien­to exter­nos. No hay nada de malo en ten­er un patio pequeño, que ven­da entre 40 y 60 mil dólares y obten­ga entre un 15% y un 20% de ben­efi­cios, o al menos 100.000 euros.

¿La morale­ja de la his­to­ria? Ten­emos demasi­a­do equipa­je. Mien­tras nosotros nos retorce­mos las manos por el cam­bio y nos afer­ramos al exce­so de emplea­d­os uti­lizan­do mal­os sis­temas (nor­mal­mente no hay sis­temas) y obje­tivos financieros y oper­a­tivos débiles o inex­is­tentes, otros empiezan sin equipa­je y lo hacen bien. Es algo que intu­imos muy bien. ¿Cuán­tas veces has dicho que no puedes creer que tus hijos no te escuchen y apren­dan de tu expe­ri­en­cia? Oh no, tienen que des­cubrir­lo por sí mis­mos. ¿Cuán­tas veces hemos dicho: “Si supiera entonces lo que sé aho­ra”? Los nuevos tienen que pre­gun­tar. Son bebés. No pre­gun­tan; sus ojos ansiosos esper­an más instruc­ciones. Si fuera así de fácil para los que lle­va­mos toda la vida hacién­do­lo.

Si desea más infor­ma­ción vis­ite: des­guaces online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *